CRÓNICA DE LA FUNDACIÓN Y DESARROLLO DEL CBTIS 117

Por José Luis Domínguez.

 

1978 fue un año de contrastes para México. Gobernaba José López Portillo, el que estaba dispuesto a defender el peso como un perro y no lo logró. La crítica aludiría a él como José López Por Pillo. Carlos Fuentes publica “La cabeza de la hidra” y Milán Kundera, “El libro de la risa y el olvido”.

 

Un año fundamental para la Iglesia Católica de todo el mundo. Por otra parte, en febrero, Mohammad Alí o Cassius Clay es derrotado por Leo Spinks. El más grande reconoce su derrota y su descenso en el deporte de las orejas de coliflor. El 17 de marzo ocurre la más grande tragedia ecológica conocida hasta entonces, el Amoco Cádiz, un buque petrolero con un cuarto de millón de toneladas de combustible encalla en las costas de Gran Bretaña, causando daños a la flora y a la fauna marinas que tardarán décadas en subsanarse. En México, es hallado el monolito arqueológico más importante relacionado con las ruinas del Templo Mayor: la diosa Coyolxauhqui, hija de Coatlicue y hermana de Huitzilipochtli. En abril, las películas nominadas y premiadas con los globos de oro y los óscares fueron, entre otras Annie Hall, de Woody Allen, La Chica del adiós, La guerra de las galaxias de George Lucas, y Encuentros del Tercer Tipo, de Steven Spielberg. Mejor película dramática y mejor guión de Oliver Stone: El expreso de medianoche; Mejor director: Michael Cimino por El cazador, quien también ganó el Óscar; Mejor actriz, Jane Fonda y mejor actor, Jon Voight, quienes se llevan el Óscar, por El regreso.

 

Las canciones que más sonaban en la radio dentro del hit parade internacional ese año de 1978 fueron AC/DC: Powerage, Alan Parsons Project: Pyramid, Billy Joel: 52nd Street, Black Sabbath: Never Say Die!, Bob Dylan: Street Legal y Masterpieces, Boney

 

M: Nightflight To Venus, Bruce Springsteen: Darkness On The Edge Of Town, Carpenters: Christmas Portrait, Dire Straits, Earth, Wind & Fire: The Best of Earth, Wind & Fire, Vol. 1, Elton John: A Single Man, Joaquín Sabina: Inventario, Judas Priest: Stained Class y Killing Machine/Hell Bent for Leather, Queen: Jazz, Richard Clayderman: A comme amour y Medley Concerto, Scorpions: Tokyo Tape, The Beach Boys: M.I.U. Album, The Doors: An American Prayer, The Rolling Stones: Some Girls, Van Halen.

 

En agosto moría el Papa Pablo VI. En septiembre llegarían a México dos películas que contagiarían a la juventud de entonces: “Fiebre de Sábado por la noche” y “Vaselina”, con el nuevo ídolo juvenil, John Travolta, quien había participado en un corto papel en un filme de Brian de Palma, “Carrie”. La fama y el éxito de la primera y segunda películas le darían lo que tantas mentes alienadas podrían desear: un auto Mercedes 450, un par de aviones, varias residencias, una cuenta en el banco y la popularidad. Todo ello gracias al hecho de representar a la mediocridad. En todas partes, los hijos de la generación que habían bailado con Elvis “Pelvis” Presley, se ponían en movimientos impúdicos con “Grease”, Vaselina.

 

Uno de los primeros anuncios en el periódico sobre la llegada de lo que en sus inicios fue el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos o CECyT número 413 y que posteriormente se convertiría en el CBTis 117, se dio 4 días después del nacimiento del gran basquetbolista norteamericano Kobe Bryant, el domingo 27 de agosto de 1978 en la primera página de “La Voz de Cuauhtémoc”, periódico de apenas cuatro escasas planas dirigido en aquel año por el profesor en matemáticas Maurilio Avitia Arpero. Ese mismo día en el balcón de la Ciudad del Vaticano, el cardenal Albino Lucchiani saludaba al pueblo romano como recién elegido papa, adoptando el nombre de Juan Pablo I.

 

En aquellas líneas pergeñadas por la esperanza, nos enteramos de que con las gestiones del presidente municipal saliente, el C. Graciano Flores Rivas y el apoyo decidido del C. gobernador del estado, también saliente, Manuel Bernardo Aguirre, se consiguió que el arquitecto Enrique Puga Ramos, delegado estatal de la Secretaría de Educación Pública y el senador Óscar Ornelas y el profesor y diputado Alberto Ramírez Gutiérrez, hicieron un llamado de atención a los altos funcionarios educativos de nuestro país, demandando un centro educativo tecnológico para Cuauhtémoc.

 

En dicha nota se anunciaba la apertura de dicho centro educativo para el ciclo escolar del mes de septiembre de ese mismo año. Los días fueron transcurriendo y el mes de septiembre se escurría como agua entre los dedos.

 

Los primeros maestros enviados a habilitar el nuevo Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos fueron el Lic. Héctor Ramos Zepeda y los profesores Víctor Cerda y Rafael González. El primero de ellos, Ramos Zepeda, se dirigió a la Presidencia Municipal, y el Oficial Mayor, Germán Hernández, padre, quien ya había perdido la esperanza, al verlo y al enterarse a qué venía, exclamó:

 

-¡Ah! ¿Usted es el que viene por lo del CECyT? Entonces sí nos autorizaron la escuela…

 

La segunda nota del evento de fundación de nuestra escuela la encontramos el 1° de septiembre, cuatro días después de la primera, en el periódico regional “Diario del Nororeste”, también en primera plana, en la cual el ingeniero Abelardo Gándara Rivera, recién egresado de las filas de Celulosa de Anáhuac, Chihuahua, hacía la declaración de que se contaba con el cuerpo técnico docente necesario como para laborar de inicio con 200 alumnos, y de que la instalación provisional del nuevo Centro de Estudios estaría en la escuela primaria federal “Benito Juárez”, ubicada ésta en la avenida Guerrero, entre

 

las calles 12 y 14. Anunciaba, asimismo, que su apertura habría de ser durante la primera semana de octubre. Los maestros se abocaron a poner publicidad como carteles, cartulinas escritas a mano en los centros comerciales y anuncios en la radio, invitando a todos aquellos estudiantes que desearan integrarse, a pesar de que septiembre se había quedado atrás. Pese a que ya existía la preparatoria Justo Sierra y de que el CBTA 90 ya tenía dos años funcionando, se tuvo una excelente respuesta. Incluso llegaron jóvenes de Ignacio Zaragoza, quienes querían especializarse en Mecánica automotriz.

 

Efectivamente, las clases iniciaron 4 días después de la muerte de Juan Pablo I, religioso y papa italiano, con sólo 33 días de pontificado, un 2 de octubre de 1978, con 2 directivos, 11 docentes y 4 técnicos, todos ellos conformados por los siguientes nombres: el Ing. Abelardo Gándara Rivera, director; el Lic. Ernesto Rubio Unive, subdirector; los profesores Efrén Schiaffino Ramírez, quien se convertiría en un símbolo de la disciplina, Gloria Belem Ríos Rodríguez, Heberto Mélendez Esparza, un extraordinario retórico en el área de Lectura y Redacción, David Friesen Friesen; los ingenieros Sara Martínez Corona, gran promotora de las inteligencias múltiples, Alejandro García Urbina, Jorge Alberto Flores Rodríguez y Reinaldo Reyes Barrios; los licenciados Miguel Ángel Chavira Enríquez, el contador público César Chavira Enríquez, el doctor Germán Hernández Arzaga; los técnicos Víctor Manuel Cerda Flores, Rafael González Gómez, Adolfo Márquez Vega y María del Carmen Somoza Maldonado, nombres todos ellos que pertenecen al grupo de los Fundadores de esta escuela y en cuyo homenaje y cariñoso recuerdo se erigió el nombre y la placa del audiovisual que todos conocemos.

 

La primera especialidad que se impartió fue la Técnico Profesional en Contabilidad, Mantenimiento y Máquinas de Combustión Interna, así con el Bachillerato Técnico con las carreras de Electromecánica, Contabilidad y Máquinas de Combustión Interna. Se

 

registró una asistencia para la primera generación de 250 alumnos, divididos en 6 grupos de turno vespertino debido a las necesidades de la misma primaria en la que fueron alojados. Algunos de los alumnos jóvenes y robustos apenas sí cabían en los pequeños pupitres diseñados para niños de 6 a 12 años.

 

El Cuauhtémoc de finales de los 70s tenía tan solo tres calles principales pavimentadas, la avenida Morelos, la avenida Allende y la calle Agustín Melgar.

 

El mero “Día de la Raza”, el 12 de octubre de 1979, El Heraldo de Chihuahua consignaba una felicitación al presidente municipal C. Graciano Flores Rivas, por su decidido respaldo a la educación técnica de nuestra región bajo el lema: “La técnica para el engrandecimiento de la patria”. Demos un minuto de silencio en homenaje y memoria a este hombre que, siendo el edil municipal dejó su impronta (huella) de generosidad no solamente hacia nuestra comunidad sino en especial, como uno de los principales promotores del CBTis 117, cuando éste apenas empezaba y que reciente y lamentablemente se ha reunido con la madre tierra.

 

GRACIANO FLORES RIVAS

 

Vigésimo Séptimo Presidente Municipal

 

(1977 – 1980)

 

Continuando con nuestra crónica, fue en abril de 1980, el mismo mes en que muere el gran escritor, padre del existencialismo literario, Jean Paul Sartre, mes en el que reciben el Premio Cervantes de Literatura el español Gerardo Diego y el gran escritor argentino ciego Jorge Luis Borges, cuando un grupo de particulares, encabezados por el presidente municipal antes mencionado, realizó la donación de un terreno ubicado en la colonia agrícola San Antonio, en lo que hoy son las calles Belisario Chávez y Venezuela, nuestra ubicación actual, con una extensión aproximada de 36, 960 metros cuadrados, terminando su construcción a finales de ese mismo año. A principios del segundo semestre de 1981, el nuevo gobernador del Estado, Óscar Ornelas K encabezó la ceremonia de abanderamiento de las nuevas instalaciones del Centro de Bachillerato Tecnológico Industrial y de Servicios 117.

 

Otra nota de El Heraldo de Chihuahua, en su sección Cuauhtémoc, fechada el miércoles 30 de diciembre de 1981, nos informa, entre otras cosas, que los estudiantes se encontraban ya creando un banco de datos; realizando actividades de servicio social en colaboración con el DIF; distribuyendo alimentos, arreglo y pintura de los tambos de basura; inmiscuidos en la campaña de alfabetización de las personas adultas a nivel primaria y secundaria; asistiendo en el Centro de Salud, en la cárcel municipal, todo esto baja la atinada dirección del tercero de los Chavira Enríquez, José Luis, desde el Departamento de la escuela de Vinculación con el Sector Productivo, cuyo perfil sería el de establecer una comunicación continua desde entonces, con las empresas, analizando el perfil del egresado para que el plan y programas cumplan con las expectativas del sector productivo.

 

La plantilla actual es de 162 empleados, de los cuales 92 son del personal docente y el resto de Administrativo e Intendencia. Hay aproximadamente 2 080 alumnos. Aún funciona el Sistema Abierto de Educación Tecnológica Industrial, con la especialidad de Contabilidad, ya próximo a desaparecer. Y se ofertan los siguientes bachilleratos: Económico-Administrativo, con las especialidades de Administración, Contabilidad y Secretaria Ejecutiva; Físico-Matemático con las especialidades de Computación, Electrónica y Electromecánica.

 

Debido a su gran aceptación por la parte de la comunidad cuauhtemense y por la preferencia educativa el CBTIS 117 se ha convertido en una institución de un gran prestigio académico regional, estatal y nacional. Sus metas desde sus inicios han sido las de proporcionar a los alumnos una educación integral de calidad, preparándolos para continuar con sus carreras con éxito.

 

Los directores que ha tenido el plantel del CBTis 117 hasta la fecha son los siguientes:

 

De septiembre de 1978 hasta marzo de 1993, el Ing. Abelardo Gándara Rivera.

 

De marzo de 1993 hasta octubre de 1997, el Ing. Jorge Alberto Flores Rodríguez.

 

De octubre de 1997 hasta enero de 1999, el Ing. Mario Ríos Celis.

 

De enero de 1999 hasta julio de 1999, el Ing. Rigoberto Miranda Sánchez.

 

De julio de 1999 hasta diciembre de 1999, la Lic. Carolina González Barreno.

 

De diciembre de 1999 hasta agosto del 2003, el Ing. José Enrique Rosales Zapién.

 

De agosto del 2003 hasta agosto del 2011, el Ing. Raúl Manríquez Moreno.

 

De agosto del 2011 hasta diciembre del 2015, el Ing. Sergio Gandarilla Bocanegra.

 

De abril del 2016 hasta julio del 2016 Ing. Hiram Esparza Plata como subdirector.

 

De agosto del 2016 hasta la fecha, el Ing. Hiram Esparza Plata.